A media luz

Un faro a lo lejos alumbra contento, hoy las nubes han atestado el cielo, pocos caminantes disfrutan de este evento, velada natural que nos ofrece el firmamento,
es la tierra expresando su capacidad, su belleza; nos recuerda que invariablemente, dependemos de ella, nuestros ojos se han acostumbrado a vislumbrar la delicadeza de las cosas, con un sol que nos lo abrevia al resaltarse sobre ellas, entes que surgen valientes a enfrentar su destino, aún cuando días a media luz como éste, palidecen su colorido.

Los días lluviosos son mal valorados, se les niega el derecho de ser buenos, juzgados sólo por el color de sus cielos, pero observando detalladamente el contexto, un día lluvioso es un día intenso, hasta me atrevería a decir que son días por demás tiernos.

Si un magma encendido recorre tu ser, cual si un felino enjaulado a zarpazos intentara salir, si el viento de pronto cesa, si el eco sólo escucha, si el hielo en tus manos se derrite y el cielo valsa al compás de tus pulmones, no temas a lo que ha de venir, no nades contracorriente, no intentes la llama extinguir aunque veas el fuego inminente, deja entonces tu pasión salir, que la luz que hay dentro de ti se desborde, no hay mejor escenario para un astro que quiere refulgir, que el cielo más oscuro de la noche.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: