Epitafio – amando siempre la vida

Cuando muera, esparce mis cenizas en los árboles, aquéllos que siempre ozé admirar. Yo sé que la religión lo prohibe, que las costumbres habituales obligan, pero piensa un instante lo que yo te diría; qué mejor forma de dejarme partir, que acariciando una vez más ese suelo; qué mejor forma de quedarme para siempre, que al alcance de ese paisaje.

Cuando quieras huir, cuando quieras reir, o contarme algún secreto, cuando quieras llorar, o me quieras abrazar, y simple así permanecer en silencio, yo estaré justo ahí, con los brazos abiertos, en cada árbol que engalana sus ramas con heno.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: