[cc] Donde dos universos convergen/ Dove due universi si incontrano/ Where two universes meet – pre

Esp

Existe una teoría de que varios universos coexisten en el espacio. Algunos incluso aseguran que entre ellos convergen por instantes y que, sólo son perceptibles en pequeños detalles y por algunas personas.

Mi nombre es Merló y el amor de mi vida vive en otro universo.


Eng

There is a theory that several universes coexist in space. Some even assure that they converge for moments and that they are only perceptible in small details and by some people.

My name is Merló and the love of my life lives in another universe


Ita

C’è una teoria secondo cui diversi universi coesistono nello spazio.  Alcuni addirittura assicurano che convergono per alcuni istanti e che sono percepibili solo nei piccoli dettagli e da alcune persone.

Mi chiamo Merló e l’amore della mia vita vive in un altro universo.

Nuestro amor sabe a café

El amor tiene un sabor a la distancia, sabe a café desde la ventana, a sonrisas y suspiros a través de una llamada, sabe a historias que no acaban, y a intenciones en calendario marcadas.

El amor a distancia pesa, duele, y a la vez fortalece y aclara.
No hay sentimientos sacados de cuentos, no hay silencios incomprendidos, ni palabras que esperen su turno. El amor a distancia camina descalzo.

Nuestro amor sabe a café, se toma despacio, se discute amargo, se respira eterno, el café más fuerte del mundo, es el nuestro.

nuestro

No me faltaban huevos, ni me sobraban tetas

Apreciar las diferencias es un arte aprendido. Nivel dos del curso “conócete a ti mismo”. En las tonalidades radica la belleza de la diversidad y cobra sentido la unicidad.

Mas si mal aprendemos a reconocer y valorar nuestras propias huellas, y a su vez cuestionamos y les hallamos fallas. Terminaremos encontrando tantas, propias y ajenas, que más bien debilite nuestro paso.

Mis sueños se pintaban con temores de credos heredados, con prejuicios infundados, y con sentimientos pre-clasificados.

Nada por venir de mi sería suficiente. Todo por ser sutil y dispar sería despreciado. Un mundo que se rige por tantos miedos se escuda con indiferencia y responde con agresión.

Entre tanto me abro paso al ensueño que creo que existe de aquél lado del muro, me caigo, me canso y hago sanar mis heridas. Entre más idealizo el destino del tortuoso camino, más profundo es mi suspiro y todo a mi paso se percibe espejismo.

Perfeccionismo se volvió mi mantra. Nadar contra corriente mi carga. La perfección del universo radica en su caos. La complejidad del caos radica en su compás. La belleza de la vida se encuentra a lo largo de su caudal. Nada en el río es cuadrado ni estático. Nada vivo es perfecto. Sólo aspirando lo imposible se excusa nuestra inseguridad.

En el astro de diestros, de hombres, de blancos, de heteros, de altos, de círculos perfectos, yo soy un astrolito quemado, destruido, irregular y siniestro, que sigue de pie, a pesar del viajesito.

Hubo llegado el punto en el que vi desaparecer ese muro, no había ensueño, no había perfeccionismo, no había logro conseguido. Había un puñado de cajas, de razas, culturas, creencias, caprichos. Había este mismo mundo, celoso, miedoso, débil y vacío.

Mi lucha ya no es llegar a ese perfecto lugar de ensueño. Mi objetivo no es llegar a un destino, es marcar un camino para quienes vienen conmigo y para quienes vengan detrás de mi.

El reto no es clasificar todos los colores sino apreciar todos sus tonos. El reto no es identificar todos los sonidos sino comprender sus motivos. El reto es sabernos discrepantes y así aceptarnos. El logro será apreciarnos diferentes y con ello más fuertes.

En el mundo en el que me tocó interactuar, se hacían las cosas como siempre se habrían hecho, sin cuestionar, sin justificar. En el mundo en el que me tocó caminar, las diferencias se atacan pronto, se acallan, se minimizan y se guardan en alguna caja.

En el mundo que me tocó soñar, todos tienen un lugar definido, y desafiar una etiqueta es como saltar al abismo.

Pues bien, en el mundo que me tocó saltar, no me importa de cuán alto. El miedo no detiene mi misión, el prejuicio no define mis actos, la soberbia no quebranta mi arrojo.

No, nunca me faltan huevos, aun a pesar de todos mis miedos, y no, tampoco me sobran tetas, aun a pesar de todos mis desenfrenos. Lo que me sobra es pasión.

Todos merecemos huellas firmes y libres. Todos merecemos volar alto.

Encuentra tu motivo

En el autobus de ellas

Ella despierta antes que el sol. Tiene más sueños que horas en el reloj. Ella acumula millas en el contador. Combate a diario los monstruos del prejuicio y la opresión.

Ella aprovecha el tiempo extra en la cama, cuando se lo permite el despertador. Y aprieta a fondo el acelerador, cuando su agenda reclama acción.

Ella tararea momentos en cada canción y dibuja caricias que desbordan de su corazón. Ella empaña ventanas con sueños disfrazados de suspiros. Ella contiene miedos marcando el galope de su pasión.

Ella camina lento, dejando huellas tan profundas que ni el viento. Ella besa sin tiempo y sus abrazos son de fuego. Ella viaja despierta y baila a escondidas. Ella sonríe por nostalgia y llora de alegría. Ella se siente sóla con la indiferencia e identificada con la integridad del mar.

En el autobus de la vida cabemos todas. Cada cual con su batalla en hombros y su mejor guerrero latiendo en sus manos. Todas somos una con la luna.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: