Nuestro amor sabe a café

El amor tiene un sabor a la distancia, sabe a café desde la ventana, a sonrisas y suspiros a través de una llamada, sabe a historias que no acaban, y a intenciones en calendario marcadas.

El amor a distancia pesa, duele, y a la vez fortalece y aclara.
No hay sentimientos sacados de cuentos, no hay silencios incomprendidos, ni palabras que esperen su turno. El amor a distancia camina descalzo.

Nuestro amor sabe a café, se toma despacio, se discute amargo, se respira eterno, el café más fuerte del mundo, es el nuestro.

nuestro

El viento lleno de suspiros

Nada en el universo se desvanece totalmente, todo queda ligado energéticamente (emocionalmente). Los ciclos y las transformaciones estiran la cuerda de la distancia, pero la resiliencia en la mente nos mantiene presentes, unidos y fuertes, invadiendo de suspiros el viento, tanto que no quede espacio ni silencios entre los caminantes del tiempo.

Que por cierto te quiero.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: